Escritora: ¿Somos unos vendidos?

Hoy quería hablar de tres facetas artísticas y del dinero. O más bien de la diferencia entre los que están en la cima y los que están bajo el suelo enterrados como topos. Y también de la diferencia del éxito en escritores y el resto de artistas.

Es bien sabido por todos que cualquier carrera artística es difícil. Los que trabajen 40 horas semanales + horas extras en cadenas de montaje nos llamarán pintamonas de mierda y llegarán a su casa reventados y no querrán pensar, solo ver la tele. Pero tendrán un sueldo. De la dignidad de ese sueldo hablaremos más adelante.

Primero, hablemos de las siguientes tres facetas artísticas: el dibujo, la música y la escritura.

Cuando empieces en cualquiera de las tres te prostituirás por visibilidad. Subirás mil dibujos a deviantart y comentarás a otros artísticas con la esperanza de que le den click a tu perfil. Harás un evento por facebook para que tus colegas, los que más te quieren vayan a verte tocar en un concierto gratuito muy mal montado, y si eres escritor te leerá tu madre y te mentirá y te dirá: “Que bien, cariño”.

Serás malo. Muy malo cuando empieces. Como todos al principio.
Será horrible intentar sacar la cabeza de la tierra, en la profundidad que estás metido y te sentirás obligado a reverenciar a aquellos que subieron a la cima en un ascensor alado o sino serás tachado de envidioso.

¿Cuantas críticas tendrá que soportar un dibujante de gente que no sabe ni hacer un monigote de palo?
¿Cuanta gente se saldrá de la sala para fumar aprovechando que eres una banda telonera de una más grande?
¿Cuanta gente te perdonará la vida leyéndose tu libro hasta el final a pesar de no gustarle?

Muchísima

Y más, cuando algún día decidas que tu arte tiene un precio, porque al parecer estas cosas se hacen “por amor al arte” porque queremos ser bohemios y agrandar nuestros ya gigantes egos. Tus amigos que te apoyaron al principio por amistad, querrán muestras gratis por ese apoyo que te brindaron al principio y que resulta que era falso y condicional. Condicional a que si tienes un mínimo de éxito, lo compartas con ellos y ellos a cambio hablarán de ti con la gente. Servirás como tema de conversación en una aburrida mañana tomando café con los compañeros: “¿Sabes que tengo un amigo artista?”

[…]

Las peticiones de “amigos” en pro de tu arte:

“Hazme un dibujo tuyo de esos, anda”.
“Cuélame al bolo que no tengo tanta pasta”.
“Mándame tu libro y me lo leo”.

Y aquí no sé cual de los tres está peor pagado. Al que se lo piden de gratis o al que se lo piden y además le insinúan que le hacen un favor. Al parecer es un FAVORAZO que alguien te haga una petición de tu arte, tú que te has tirado horas y horas practicando una habilidad para hacerlo con facilidad. “Si no te cuesta na…”. FAVORAZO que quieran verte y hacer bulto en tu concierto porque quizás haya un cazatalentos y la gran cabeza de tu amigo les haga pensar que tenéis fans. FAVORAZO que se lean tu libro en el que has invertido meses de trabajo y que malvendes cual prostituto y su maravillosa opinión seguramente sea “está guay”.

También llegará el día que te pregunten sobre tus motivaciones y aquí hay una larga lista de pretensiones de la que vamos picando, quizás sin entender que en realidad son excusas en un cajón de sastre y que soltamos para satisfacer al preguntón de turno. (Permitidme, como escritora, aludir a la escritura, aunque creo que son intercambiables).

Escribo porque siento.
Escribo por y para las musas caprichosas.
Escribo porque tengo algo que contar muy dentro de mi.

ETC.

Sabes que si dices que quieres escribir/pintar/tocar por dinero la gente se llevará las manos a la cabeza y dirá:

“¡Habráse visto el ególatra este! Quiere cobrarnos por nuestro ocio, ¡cuando sin nosotros no es nada!”

Y yo contestaré:

“Señor, no somos parásitos. Le ofrecemos algo que llene su vida cuando no esté en su trabajo de mierda: ocio, entretenimiento y felicidad. A cambio, ese será mi trabajo: crear. Me gustará más que a usted el suyo, pero recuerde, que yo no cobro todos los meses y se fustiga mi ego tanto como su cuerpo. Yo también tendré que tener un trabajo para poder pagar mis facturas, estaré pluriempleado. Un empleo me gustará más que otro y el tiempo dirá si valdrá la pena el esfuerzo. Si nadie escribiese nada. Si nadie diese vida a nada. ¿Donde estaría el ocio que llena los ratos grises de su vida cuando no está en su trabajo?  ¿Usted que es sin nosotros?”

En la época moderna de marketing, que nos obliga a prostituir ese trabajo, que muchas veces se hace en el tiempo libre se han creado expresiones para vender el supuesto éxito:

Llenar estadios de fans en un concierto.
Llenar galerías de arte en una exposición.
Vender X libros.

Y aquí es donde quiero hacer una distinción para los escritores, que no sé si son víctimas del marketing o fieles al lenguaje, tan fieles que han caído en una vil trampa.

Está claro que el éxito y talento de los músicos también se mide por ventas de discos, pero siempre tienen la magia del directo. Los artistas, que venden un original por miles de millones de euros implica calidad en un mismo producto, así como la visión y la exposición es muchas veces gratis. Pero los escritores, ay, esos, creadores de mundos, cuyo éxito se mide en copias y en la cesión de sus obras para uso en otras plataformas que les den más vida. Como si fuese un arte arcaico que solo unos pocos entienden y que hay que traducir en forma de imágenes secuenciadas.

Ni se te ocurra usar tu mismo esta fórmula de marketing para hablar de tus objetivos. Es impropio de un artista decir que quiere “Vender cierta cantidad de ejemplares de su obra”.

Porque eso lo convertiría en un vendido.

Y más aún. Las nuevas tecnologías nos han hecho malvender nuestras obras a preciosa bajísimos en comparación con autores reconocidos. Somos como las zapatillas chinas de baja calidad. O al menos, así se nos ve. Mientras que Nike podrá sacar el zapato más feo de la historia, ser elogiado y vendido por encima de un precio que merecería la pena.

Me he planteado, yo que estoy escribiendo una colección de relatos, si es ético vender ésta a 3€ ya que veo muchos compañeros vendiendo sus obras por 1€. Tengo claro que esa diferencia de 2€ no me va a sacar de pobre y realmente siento que debería venderla por 3€. Pero también quiero que me lean, por supuesto. Pero esa nimia diferencia de 2€ puede hacer la diferencia. Al final y al cabo, los sueldos, tanto del trabajador medio como del artista, con irrisorios.

En realidad, acabamos siendo unos vendidos, por amor al arte.

kindle1

 

Anuncios

Escritora: Evaluación del #NaNoWriMo

¡No he superado el #NaNoWriMo!

 

pero he escrito 41.485 palabras.

Segundo año que lo intento y no lo consigo. De todas maneras, podemos hacer un balance y ver la diferencia entre el año pasado y este y salgo ganando. Así que para mi ya es un logro.

Os dejo mis estadísticas.

nanowrimo

Análisis estadístico:

He escrito los 30 días. No he fallado ni uno. Aunque en la gráfica no se aprecia demasiado (hoy he escrito 15 palabras para la historia, no me juzguéis). He llegado a lograr escribir 4328 palabras en un día (tardé como unas 6 horas y me gané un bonito dolor de cabeza).

Se puede observar como parece que alguien le ha dado un bocado a mi gráfica. Irónicamente, esos días fueron los que caí enferma, no podía comer, perdí varios kilos y apenas me podía sentar a escribir. Aún así, escribí como 200-300 palabras esos días y estoy muy orgullosa.

Creo que si cuento todos los artículos para el blog y los borradores si que llegaría a las 50.000, pero yo quería tenerlas íntegras en mi colección de cuentos.

 

Análisis de Atopognosia:

Atopognosia tiene 41.485 palabras y 85 páginas de word con font de Frankling gothic book tamaño 12.

Relato 1. – 4.984 palabras. Terminado.
Relato 2. – 10.714 palabras. Terminado.
Relato 3. – 2.550  palabras. Empezado.
Relato 4. – 897 palabras. -> Fuera. Se va a convertir en novela.
Relato 5. – 669 palabras. Terminado.
Relato 6. – 9.753 palabras. Terminado.
Relato 7. – 1.364 palabras. Empezado.
Relato 8. – 4.621 palabras. Terminado. 
Relato 9. – 715 palabras. Empezado.
Relato 10. – 4.095 palabras. A medias.
Relato 11. – 367 palabras. Empezado.
Relato 12. –  352 palabras. Empezado.
Relato 13. – 398 palabras. Empezado.
Relato 14. – 2 palabras. No comenzado.

He asesinado a más personas de las que puedo contar con los dedos de las dos manos a lo largo de estas palabras.

Tiene 13 relatos, aunque uno de ellos se conforma únicamente de su título y otro ha alcanzado las dimensiones como para convertirse en una novela en si mismo y he tenido que sacarlo de ahí.

Solo he terminado 5 de esos 14 relatos, por lo que, aunque hubiese conseguido las 50.000 palabras, no hubiese terminado todos los relatos.

nanowrimo.png

Análisis de la comunidad:

Gracias al NaNoWriMo he conocido un montón de personitas que me han ayudado muchísimo  y voy a darles las gracias por ello:

@GuilleJiCan de Lecturonauta por las charlas de psicología y por ser convertirnos beta readers mutuos. ¡Enhorabuena por tus 50.000! Y que sean muchas más.

@R. Caldera por los piques que nos han hecho superarnos cada día. ¡Enhorabuena por ganar!

@dragon_mecanico alias “Rafa es mi animal espiritual” de Dragón Mecánico por sus artículos y los desvarios varios. ¡Enhorabuena por esas 50.000 palabras para Proyecto Lilith!

@Paranimals  de Paranimals al que inspiré con mi entrada genérica sobre el NaNoWriMo y se apuntó por primera vez ¡Enhorabuena por esas 25.000! Estoy deseando leer tu novela. 😛

@Alguien_Quizas de Cada mirada recordaba que volaba por cada tuit de ánimo. Enorgullecete de esas palabras que antes no existían.

@CarlosP_Casas de Carlos Perez Casas por dejarme leer y reseñar su novela del anterior wrimo. Ha sido un honor y enhorabuena por ese borrador de 50.000 palabras para la siguiente.

@EduNorte_ de Un rincón en el norte  por ese apoyo mutuo en los momentos de debilidad. Enhorabuena por esas palabras que podrás editar, porque una página en blanco no se edita. ¡Ánimo y a por la victoria de ultima hora!

Gracias a todos y espero acabar pronto los relatos de Atopognosia para poder disfrutar de charlas con mis lectores beta, que espero no tengan piedad, al igual que yo no la tengo con mis personajes.

#ByeCoralu

Escritora: NaNoWriMo

Hoy os quiero hablar del #NaNoWriMo.

¿Nano qué?
National Novel Writing Month.

nano

Para los no shakesperianos son las siglas de “Mes internacional de escritura de novela” #MeNaEsNo (en español no tiene gancho) donde los escritores se embarcan en la locura de escribir una novela (o 50.000 palabras lo que ocurra antes) en el mes de noviembre. Tu novela puede tener más de 50.000 palabras, pero si llegas a ese numero ya se considera que has ganado, ya que este evento es tratado como si fuese un reto.

Si no sois asiduos a escribir os hago un pequeño croquis para que os lo imaginéis: son unas 5 páginas de word al día. (y no en arial 14 precisamente). Que aún estando acostumbrados son bastantes.
El resultado final es una novela corta. De unas 150 páginas.
Leí que Stephen King decía que el tiempo que tienes que utilizar para escribir un borrador de tu novela son 3 meses. No más. 1/3 del tiempo que se supone que te van a dejar.

Es un proyecto muy bonito que empezó en 1999 con tan solo 21 participantes. En 2010 llegaron a tener 200.000 participantes. Yo lo descubrí el año pasado y me apunté.

Perdí miserablemente.

a5c50888daf5b78efbf1afe650a866c7

6c964713be56faf77bea0741d2649335Perdí porque no me preparé correctamente. Me creía escritora brújula. Y es una época horrible para escribir para la gente que estudia. Como veis a mitad de mes di por perdida la historia, aunque obviamente había perdido mucho antes, era imposible llevar el ritmo.

 Reglas:

¿Quieres participar?

nanowrimo_2016_webbanner_participant

Registrate en la página: http://nanowrimo.org/
Publica tu novela:
Ponle una portada, un título, género y una sinopsis.
Puedes escribir lo que quieras. De cualquier género.
De verdad. Pero tienes que empezar el día 1 de noviembre y terminar el 30. Puedes planificar todo lo que quieras. Fichas de personajes, estructura, apuntes, ideas… pero nada que vaya a estar en la novela per sé. Y para ganar necesitas llegar a las 50.000 palabras, que son unas 1667 palabras diarias. (Lo ideal es superar ese umbral por si surgen días en los que te vas de marcha o lloras amargamente sobre tu teclado)
El truco aquí está en que nadie te va a investigar. No tienes que guardar tu texto en la página. Para ganar simplemente tienes que introducir las 50.000 palabras en el contador de palabras de la página y adjudicarte tu mismo una medalla de conseguido. Aquí ya depende de lo rebelde que quieras ser. Los #NaNoRebels son aquellos que empiezan la novela antes, tienen fragmentos ya escritos o simplemente quieren participar porque es un mes intensivo y las charlas y los ánimos de la comunidad les ayudan a seguir. Aquí ya depende de tu propia ética.

Yo quería ser una participante legítima y ética, pero todo se ha acabado derrumbando. No estoy acostumbrada a escribir largos textos. Soy una petarda que tiene que releer y corregir a su paso, y en el NaNoWriMo NO HAY TIEMPO PARA CORRECCIONES.


giphy3
Gif trillado sobre como la gente escribe en el NaNoWriMo.
¿Es este el puto mejor gif de la historia o qué?

Ayuditas:

(#NaNoPrep) (Preparación)

-Scrivener:  Este programita me ha cambiado la vida. Creo que aún no ha salido en español, (tiene un tutorial larguísimo en inglés) pero básicamente te permite hacerte una cronología así de chula y preparar tu novela. Te permite escribir los capitulos por separado, añadir fotos y organizar todo por etiquetas etc. Es EL organizador definitivo.

screen-shot-2015-11-13-at-20-37-55-862x539

-Bullet journal: Sí, ya sabéis que me encanta el bullet. He creado unas páginas específicas para el NaNo (sí, el diminutivo para no pronunciarlo entero y quedar como un tonto te hace valenciano chungo)
Tengo una página de brainstorming y otra de recuento de palabras.

img_20161008_140342

-Twitter: ¡¡Dile a todo el mundo que estás participando!!
Usa los hashtags, lasac7d9c1a82878279a1bb02766c412364 imágenes… así no podrás echarte atrás.
Vuélcate en la comunidad, interésate por otros; Supera el bloqueo de escritor. Descarga frustraciones, empatiza, procrastina y siéntete mal. Maximiza la experiencia.

 

 

Mi NaNoWriMo

¿Quieres saber que estoy tramando yo?
Yo quiero crear una colección de cuentos de terror. Ya tengo título, portada, sinopsis y ¡lo he publicado en la página del NaNoWriMo! ¡Quedan 10 días!
6896998860579a17fe74b42d7a85d723

Tengo mis páginas de bullet journal, me paso el día hablando en twitter de ello y tengo una carpetita en mi ordenador con los relatos numerados (7 por el momento, y quiero el doble como mínimo), y bueno…algún fragmento que otro. ¡Pero todas son historias ineditas! Soy una #NaNoRebel

cad4c2be9f3f43d2811cfb72814c228a

 

 

¿Crees que lo conseguiré este año? #NaNoWriMo2016
¿Podría acabar siendo este mi primer libro? ¿Autopublicado? ¿Te gustaría?

 

Pásate por mi blog de escritora para leer algún que otro relato de terror:
https://luluvonflama.wordpress.com/

 

Para los curiosos, esta entrada contiene 759 palabras.

#ByeCoralu

 

Escritora: ¿Comunidad literaria?

a8ed6aa8bf38b2d70947967ac3464194
Abrí un blog para promocionarme y escribir “de forma profesional” y con más frecuencia a finales del año pasado. Llevo 9 meses actualizando con frecuencia irregular. Con ánimo irregular. Con calidad irregular.
Antes de ese tuve otro. Y otro más.
Ahora tengo página de facebook, twitter y unas cuantas libretas. Y aún así hay días en los que no creo en mis propios logros. Abrir este blog personal me ha hecho replantearme otra vez todo. Creo necesario rescatar este texto ya que me siento igual que cuando empecé a utilizar seudónimo y a categorizarme como “escritora”.

Desde hace unos días, vengo replanteándome mi propio ego debido a la creación de mi propia página de facebook con seudónimo; todo esto viene sobre si me creo o no escritora.

Esto viene dado por mi pequeño ego que me dice que escritor es aquel que escribe y que además consigue crear cultura. Supongo (pensándolo ahora introspectivamente) que esto es un intento de mi ego por hincharse y creerse mejor que cualquiera que escriba horóscopos en una revista (un trabajo muy digno como otro cualquiera pero que me dolería en el alma desempeñar a mí como persona). Lamentablemente esta denominación propia del término se convierte en un arma de doble filo al conseguir justamente lo contrario, hacer mi ego más pequeño al saber que solo soy una chica de un pueblecito cercano a Madrid que delira y con aires de grandeza pero que en verdad es leída por cuatro gatos (cuatro buenos gatos, no os ofendáis) y eso no ayuda a culturizar la sociedad al nivel que lo han hecho otros autores.

Es decir me dedico cada día a tener un ego gigante y a la vez un ego pequeño.
Tautológicamente me siento escritora y no escritora paralela y respectivamente a estos dos cambios de perspectiva de mi propio ser.

Paradójicamente cuando me siento la más mísera de las mierdas al sentarme frente al ordenador y no poder escribir más de tres palabras es cuando más me siento escritora. Cuando tengo un bloqueo de escritor, cuando lo intento, cuando practico, cuando me auto-critico, cuando fallo y cuando me frustro. Pero claro, el subidón de haber escrito un relato de 4 páginas se acaba cuando al cabo de tres días no has obtenido feedback ninguno.

He descubierto que para todos los proyectos que intento hacer hay momentos en los que saco motivación de donde no sabía que la tenía pero también he descubierto que no tengo resistencia a la frustración, que no tengo paciencia y me gusta tomar el camino fácil.

Escribir está siendo una de las cosas más difíciles de mi vida. Ser escritora es la cosa que más tiempo he querido ser. La que he sido sin saber. No necesito que me publiquen en antologías repletas de microrrelatos. No necesito ganar concursos de popularidad +1 en facebook. Lo único que necesito es mirar atrás y ver el recorrido de hojas blancas con tipografía negra que he dejado a mi paso. Mis cuentos de terror con ocho años, entradas reflexivas en mis diversos blog, los fanfics, los microrrelatos, los libros empezados que sueño con acabar…

Señores, no me siento egocéntrica al clamar que soy escritora. Soy escritora.

La calidad de mis trabajos acabará hablando por sí misma y ya me podréis poner el adjetivo calificativo conveniente.

Lulu, escritora.

Supongo que es una carta abierta a mi misma para que recupere fuerzas. Bien sé que hay días como hoy en los que necesito un empujoncito.

Hace un par de noches me acordé de un percance que tuve con un personaje que se dedica a crear “una comunidad” que en verdad es para promocionarse él mismo.

El 6 de Enero me llega este mensaje directo por twitter:d77325ab54bb2aab53ebd7eeb92dd816
Total, que yo acababa de empezar mi blog, (y empiezo mi “campaña” de promoción si se le puede llamar como tal ya que tengo 16 seguidores en wordpress y si acaso algún “Me gusta” de amigos muy próximos) así que como me parece una buena comunidad le mando un post de mi blog y me contesta una mamarrachada.

c4ce69f5f9cdab0d3790b7f178372fbd

A los dos días me encuentro esto en su página “La cuenta de Jóvenes Escritores llega a su final”

fddd573c049d9a27602377f8a54dcee1c4bputoc3d

Y yo solo pude contestar esto:
46de612f4b6f12ad853e3f88819a647a                   La discusión sigue durante un par de posts por is queréis leerla.

5d7afa3d241eaad0e1fe6f117a0cfdfcPuedes publicitarte pero no crees una “comunidad” y luego llama mediocre a los demás sin mirarte a ti primero.

Sigue llenándome de rabia cada vez que lo pienso. La cantidad de gente que hay creyéndose superior a los demás y yendo como verdaderos “intelectuales” ya que escriben textos insulsos y pseudo filosóficos llenos de falacias por doquier. De esto igual podemos culpar a Pérez Reverte.

También me parece irrisorio creer que la gente va a comunidades llamadas “jóvenes escritores” a promocionar sus textos para hacerse famosos y hacer un pelotazo de libro y vivir de ello. Lo siento pero cualquiera que se dedique a escribir sabe que aunque el dinero es papel, no puede plantar un árbol de dinero en su patio. Seamos realistas, no todos podemos ser J.K. Rowling.

El tener un blog, para mi, es un ejercicio de escritura. Considerando a Stephen King como mi gurú de la narración quiero seguir sus prefectos “Para ser escritor, según Stephen King”. El punto fundamental es este:

Si quieres ser escritor, lo primero es hacer dos cosas: leer mucho y escribir mucho. No conozco ninguna manera de saltárselas. No he visto ningún atajo.

El acto de leer lo hago sola, en la privacidad de mi casa, y sin embargo, aunque invito a los demás a que me lean, y por consiguiente me den un feedback crítico pocas veces ocurre. De momento me contento con tener mi propio espacio para hacerlo. Si quieres ser escritor profesional supongo que has de tratarlo como un trabajo, leer y escribir unas cuantas horas al día y aunque tendría que dedicar más horas a ambas tareas, creo que voy mejorando cada día más en mi escritura gracias a practicar todo lo que lo hago.

Algún día acabaré mis proyectos largos y el público decidirá si es digno de ser leído y criticado. 

Mientras tanto seguiré puliendo mi habilidad de escritura con relatos inconexos.

#ByeCoralu