Booktag – best blog

Es la primera vez que hago una cosa de estas. Generalmente no las hago porque siento que no las lee ni el tato, pero me ha nominado Liz y a ella no puedo decirle que no.

¿Y en qué consiste éste book tag? Pues ni más ni menos que…

  • Responder a las preguntas de quien te nominó
  • Contar 11 cosas sobre ti
  • Formular 11 preguntas
  • Nominar a otros 11 blogs de menos de 200 seguidores y notificarlo con un comentario. (Esto me lo voy a pasar por el c***. Si alguien lo quiere hacer gracias a que lo he hecho yo, que me lo diga y encantada me voy a conocer a esa persona un poquito más)

COMENZAMOS:

  1. ¿Último libro abandonado y por qué?
    El único libro que he abandonado ha sido uno que me pidieron reseñar en wattpad. La reseña con las razones está aquí, pero básicamente sentí que rompió el pacto escritor-lector. No solía abandonar libros, pero a partir de ahora, valoraré más mi tiempo y no acabaré libros que no me estén convenciendo.
  2. ¿Crush literario?
    Jaime lannister. El antihéroe incomprendido. Molaba antes de que le cortaran la mano aunque muchos no se dieron cuenta porque estaban cegados por el estúpido buenismo de Ned Stark. Es el único caballero que es capaz de tomar sus propias decisiones frente a un dilema moral real que no es “negro o blanco” como los de los libros de caballería. Se mueve en un gris turbio y prima su supervivencia. Está infravalorado. Sabe jugar al juego de tronos pero elige no participar activamente.
    Y, aunque sea una relación incestuosa, ama a Cersei, la única mujer de su vida (no como ella… :O)
  3. ¿Próximo libro que leerás?
    ‘Personajes de novela’ que me lo regaló Ireneypunto y tengo ganas ya. Son antologías de relatos basados en personajes. He visto por ahí por ejemplo a ‘Benjen Stark’ de Juego de tronos o a ‘Carrie White’ de Carrie de Stephen King.
  4. ¿Libro de tu infancia?
    Estoy indecisa entre ‘Buldo’ y ‘Aura Gris’ aunque me decantaré por ‘Aura Gris’ ya que es un libro que acabé donando en un programa que hizo el colegio de intercambio de libros favoritos. Tu dejabas un libro en una mesa y alguien lo cogía sabiendo que era la lectura favorita de alguien. No me di cuenta hasta mucho después que el libro va sobre el cristianismo (soy atea xD).
    También diré que llevo en el corazón la colección de “El pequeño vampiro” y que han sido de los pocos libros que he sacado de las bibliotecas para llevármelos a casa y leerlos.
  5. ¿Eres más de cómics o de manga japonés?
    Manga. No me gustan los cómics. No me gustan los superheroes o villanos. Me gustan los antiheroes y los personajes reales.
    Aunque los mangas tampoco son la cosa que más me gusta en el mundo. Se leen demasiado rápido para mi gusto.
  6. Mientras lees, ¿Con o sin música?
    Generalmente sin música. Pero si es en el transporte público si que me pongo cascos para aislarme un poco, aunque acabo ignorando la música al meterme de lleno en la historia.
  7. ¿Has leído algún libro filosófico y/o histórico éste último año? ¿Cuál?
    No. D:
  8. ¿Qué es lo que te motiva a escribir?
    Me gusta la profesión de “Escritora”. Creo que soy buena en el sentido que soy un poco mejor que lo que es ser mediocre y quiero ser aún mejor, por lo que escribo más. Para mejorar. Intentar alcanzar un criterio de perfección que yo misma me impongo es mi motivación. 
  9. ¿Autor/a revelación  para ti de éste año pasado?
    He tenido muchos. Creo que todos los autopublicados que han caído en mis manos se han hecho un huequito en mi corazón y me han invitado a leer más de ellos.
  10. ¿Prefieres una historia invernal o una veraniega? Justifica tu respuesta.
    Invernal. Me gustan las descripciones de la nieve. Siento el frío.
  11. Dinos algo bonito sobre la lectura.
    El hecho de que algo estático y que solo tiene significado para los humanos nos despierte emociones tan potentes es en sí muy bonito.

11 COSAS SOBRE MI:

  1. No leí mucho en mi adolescencia y me arrepiento.
  2. Creo que soy una persona de letras con el germen de ciencias.
  3. Mi color favorito, pese a vestir siempre de negro, es el verde.
  4. He visto ‘House M.D.’ entera más de 20 veces. Desde que tengo Netflix es la serie por excelencia para quedarnos dormidos y escuchar de fondo.
  5. Si muero, será porque me atropelle un coche en un paso de cebra.
  6. Soy carne de psicólogo, pero no creo que vaya a ninguno (aunque me gustaría).
  7. Soy slytherin y no me gusta cuando se les “romantiza”. No son fieles. Se unen a gente porque son los suficientemente listos para saber que una sola persona no puede hacer algo grande. Son astutos. Crean alianzas. Luego, ya, que saquen amistades y cosas buenas, el tiempo lo dirá.
  8. Me encantan los cabellos de colores, pero sé que no es sano decolorar tanto el pelo (por experiencia).
  9. Hay días que me cuesta leer, pero no sufro por ello.
  10. Hoy días que me cuesta escribir y sufro por ello.
  11. Aunque escribo terror sé que es un género que necesita de un estímulo visual para ser más potente. Estamos avocados a crear creepypastas.

MIS NOMINADOS:

Que lo haga quien quiera.

MIS PREGUNTAS:

  1.  ¿Terror psicológico, terror gótico o terror “slasher”?
  2.  ¿Has leído la colección de “El pequeño vampiro” de pequeño? Sino…¿A qué esperas? Los adultos también pueden leer cosas que en principio son para niños ¬¬
  3. ¿Te gusta leer varios libros a la vez o solo uno?
  4. ¿Novelas o cuentos?
  5. Creepypastas ¿si o no? ¿te dan miedo?
  6. ¿Wordpress o blogspot?
  7. ¿Te compras nuevas ediciones de libros si son más bonitas que las antiguas?
  8. ¿Tapa dura o tapa blanda?
  9. ¿Qué opinas de la literatura de género?
  10. ¿Qué opinas de las editoriales grandes que no aceptan manuscritos y solo publican a los mismos 10 autores?
  11. ¿Crees que es un derecho del lector abandonar un libro si no le gusta o es una falta de respeto al autor?

 

Escritora: ¿Somos unos vendidos?

Hoy quería hablar de tres facetas artísticas y del dinero. O más bien de la diferencia entre los que están en la cima y los que están bajo el suelo enterrados como topos. Y también de la diferencia del éxito en escritores y el resto de artistas.

Es bien sabido por todos que cualquier carrera artística es difícil. Los que trabajen 40 horas semanales + horas extras en cadenas de montaje nos llamarán pintamonas de mierda y llegarán a su casa reventados y no querrán pensar, solo ver la tele. Pero tendrán un sueldo. De la dignidad de ese sueldo hablaremos más adelante.

Primero, hablemos de las siguientes tres facetas artísticas: el dibujo, la música y la escritura.

Cuando empieces en cualquiera de las tres te prostituirás por visibilidad. Subirás mil dibujos a deviantart y comentarás a otros artísticas con la esperanza de que le den click a tu perfil. Harás un evento por facebook para que tus colegas, los que más te quieren vayan a verte tocar en un concierto gratuito muy mal montado, y si eres escritor te leerá tu madre y te mentirá y te dirá: “Que bien, cariño”.

Serás malo. Muy malo cuando empieces. Como todos al principio.
Será horrible intentar sacar la cabeza de la tierra, en la profundidad que estás metido y te sentirás obligado a reverenciar a aquellos que subieron a la cima en un ascensor alado o sino serás tachado de envidioso.

¿Cuantas críticas tendrá que soportar un dibujante de gente que no sabe ni hacer un monigote de palo?
¿Cuanta gente se saldrá de la sala para fumar aprovechando que eres una banda telonera de una más grande?
¿Cuanta gente te perdonará la vida leyéndose tu libro hasta el final a pesar de no gustarle?

Muchísima

Y más, cuando algún día decidas que tu arte tiene un precio, porque al parecer estas cosas se hacen “por amor al arte” porque queremos ser bohemios y agrandar nuestros ya gigantes egos. Tus amigos que te apoyaron al principio por amistad, querrán muestras gratis por ese apoyo que te brindaron al principio y que resulta que era falso y condicional. Condicional a que si tienes un mínimo de éxito, lo compartas con ellos y ellos a cambio hablarán de ti con la gente. Servirás como tema de conversación en una aburrida mañana tomando café con los compañeros: “¿Sabes que tengo un amigo artista?”

[…]

Las peticiones de “amigos” en pro de tu arte:

“Hazme un dibujo tuyo de esos, anda”.
“Cuélame al bolo que no tengo tanta pasta”.
“Mándame tu libro y me lo leo”.

Y aquí no sé cual de los tres está peor pagado. Al que se lo piden de gratis o al que se lo piden y además le insinúan que le hacen un favor. Al parecer es un FAVORAZO que alguien te haga una petición de tu arte, tú que te has tirado horas y horas practicando una habilidad para hacerlo con facilidad. “Si no te cuesta na…”. FAVORAZO que quieran verte y hacer bulto en tu concierto porque quizás haya un cazatalentos y la gran cabeza de tu amigo les haga pensar que tenéis fans. FAVORAZO que se lean tu libro en el que has invertido meses de trabajo y que malvendes cual prostituto y su maravillosa opinión seguramente sea “está guay”.

También llegará el día que te pregunten sobre tus motivaciones y aquí hay una larga lista de pretensiones de la que vamos picando, quizás sin entender que en realidad son excusas en un cajón de sastre y que soltamos para satisfacer al preguntón de turno. (Permitidme, como escritora, aludir a la escritura, aunque creo que son intercambiables).

Escribo porque siento.
Escribo por y para las musas caprichosas.
Escribo porque tengo algo que contar muy dentro de mi.

ETC.

Sabes que si dices que quieres escribir/pintar/tocar por dinero la gente se llevará las manos a la cabeza y dirá:

“¡Habráse visto el ególatra este! Quiere cobrarnos por nuestro ocio, ¡cuando sin nosotros no es nada!”

Y yo contestaré:

“Señor, no somos parásitos. Le ofrecemos algo que llene su vida cuando no esté en su trabajo de mierda: ocio, entretenimiento y felicidad. A cambio, ese será mi trabajo: crear. Me gustará más que a usted el suyo, pero recuerde, que yo no cobro todos los meses y se fustiga mi ego tanto como su cuerpo. Yo también tendré que tener un trabajo para poder pagar mis facturas, estaré pluriempleado. Un empleo me gustará más que otro y el tiempo dirá si valdrá la pena el esfuerzo. Si nadie escribiese nada. Si nadie diese vida a nada. ¿Donde estaría el ocio que llena los ratos grises de su vida cuando no está en su trabajo?  ¿Usted que es sin nosotros?”

En la época moderna de marketing, que nos obliga a prostituir ese trabajo, que muchas veces se hace en el tiempo libre se han creado expresiones para vender el supuesto éxito:

Llenar estadios de fans en un concierto.
Llenar galerías de arte en una exposición.
Vender X libros.

Y aquí es donde quiero hacer una distinción para los escritores, que no sé si son víctimas del marketing o fieles al lenguaje, tan fieles que han caído en una vil trampa.

Está claro que el éxito y talento de los músicos también se mide por ventas de discos, pero siempre tienen la magia del directo. Los artistas, que venden un original por miles de millones de euros implica calidad en un mismo producto, así como la visión y la exposición es muchas veces gratis. Pero los escritores, ay, esos, creadores de mundos, cuyo éxito se mide en copias y en la cesión de sus obras para uso en otras plataformas que les den más vida. Como si fuese un arte arcaico que solo unos pocos entienden y que hay que traducir en forma de imágenes secuenciadas.

Ni se te ocurra usar tu mismo esta fórmula de marketing para hablar de tus objetivos. Es impropio de un artista decir que quiere “Vender cierta cantidad de ejemplares de su obra”.

Porque eso lo convertiría en un vendido.

Y más aún. Las nuevas tecnologías nos han hecho malvender nuestras obras a preciosa bajísimos en comparación con autores reconocidos. Somos como las zapatillas chinas de baja calidad. O al menos, así se nos ve. Mientras que Nike podrá sacar el zapato más feo de la historia, ser elogiado y vendido por encima de un precio que merecería la pena.

Me he planteado, yo que estoy escribiendo una colección de relatos, si es ético vender ésta a 3€ ya que veo muchos compañeros vendiendo sus obras por 1€. Tengo claro que esa diferencia de 2€ no me va a sacar de pobre y realmente siento que debería venderla por 3€. Pero también quiero que me lean, por supuesto. Pero esa nimia diferencia de 2€ puede hacer la diferencia. Al final y al cabo, los sueldos, tanto del trabajador medio como del artista, con irrisorios.

En realidad, acabamos siendo unos vendidos, por amor al arte.

kindle1

 

Escritora: Cosas que me dan miedo (y eso que escribo terror)

Habrá gente que piense, que los que escribimos terror somos inmunes al miedo. Que escribimos escenas llenas de suspense, oscuridad y muerte con una sonrisa en la cara pensando: “El lector se va a cagar…”

Nada más lejos de la realidad. Recordad: Soy una chica adorable que mide 1’50 ¿Qué os podría hacer?
Hoy os traigo una lista de cosas que me dan miedo para que me veáis como un ser más vulnerable y no me tengáis en cuenta que en mis relatos me suelo pasar con la sangre y las muertes. Supongo que es mi estilo. Los fantasmas que te abren los armarios de la cocina no me dan miedo, me parecen molestos ¿no tienen otra cosa que hacer?

Lo primero que me ha impulsado a hacer esta entrada ha sido el replantearme un relato que había escrito. No quiero desvelar mucho, por que pertenece a mi antología, pero básicamente exploto el sentimiento de indefensión de un colectivo de personas frente a otras en el ámbito nocturno, lo cual afecta a la psique de la protagonista (lo cual puede resultar ofensivo para algunos).
Cuando escribo, escribo sobre mis propios miedos, porque es de ahí donde creo que puedo sacar más jugo y fomentar la empatía del lector con la trama y los personajes. Eso no quiere decir que siempre vaya a matar mujeres porque soy mujer y tenga miedo a la muerte. Pero sí tengo que jugar con estereotipos en ocasiones. Miedos arraigados.

Sin más dilación ni disclaimers…

COSAS QUE ME DAN MIEDO

1. Los payasos.

Sí. Tengo miedo a los payasos. (Qué típico) Incluyo a los mimos tan graciosos de la puerta del sol. A veces también al Bob Esponja tan cutre que se pasea por la plaza.

Recuerdo de forma muy vívida el ver en la televisión una de las escenas más conocidas de la película de IT. Solo esta. Grabada a fuego.

11-600x338.png Hola, me llamo pennywise y vengo a darte pesadillas para meses. No podrás pisar cerca de una alcantarilla jamás, creerás la leyenda urbana de que salen cocodrilos por el retrete y mearás a contrarreloj por temor a un mordisco. 

Tengo que confesar aquí, como fan de Stephen King que… ¡NO HE LEÍDO “IT”!
Lo siento, no he superado la imagen de la película, no sé si el libro me hará bien o acrecentará este miedo que me hace ponerme las manos a modo de anteojeras cada vez que voy al centro de Madrid siendo la burla de mis congéneres.
No solo me traumatizó esta imagen. Mi miedo se acrecentó cuando a los adultos de mi vida les empezó a parecer gracioso obligarme, sí, obligarme a echar dinero a los mimos del retiro. Para una criatura que ya desconfía de la gente de maquillaje excéntrico y de “estatuas” que de repente se mueven…lo mejor no es forzarlo. Recuerdo acercarme lentamente, hasta una distancia prudencial y luego lanzar el dinero al arcón que tenían frente a ellos y echar a correr en dirección contraria mientras ellos comenzaban a moverse y realizar el paripé que tenían montado.
Siento una desconfianza y angustia cerca de estos seres. Siento que traman algo.

Lo peor de todo viene cuando, estudiando asesinos en serie, descubro la historia de John wayne gracy también conocido como “Pogo” el payaso.

Tendré que ver la película antigua, leer el libro y ver la nueva. Pero no sé si soy capaz.

2. REC

Esta ha sido otra de las películas que me ha dado miedo. No he visto la segunda ya que me spoilearon que el tema derivaba a algo más paranormal y a mi precisamente me daba miedo toda la parafernalia biológica y el hecho de que estuviese localizada en un bloque de pisos y que no era una americanada. Me gustó el rollo del cámara corriendo, le daba un toque amateur que lo hacía más cercano y creíble.
Después de ver las escaleras subí a casa como si tuviese un cohete en el culo. La luz del rellano no funcionaba (siempre se dedicaban a robar las bombillas) y era incapaz de acertar a meter la llave. Acojonadita. ¿Igual es que me dan miedo mis vecinos?

rec_2007_10-1024x588.jpg Hola, soy tu vecina ¿tienes sal?
Esto me recuerda que una vez nos pidieron sal y mi madre, que es una mujer muy supersticiosa, le dijo al vecino que no, que daba mala suerte.

3. Cuarto Milenio

Aquí tengo que aclarar que no siempre. Pero en mi antiguo piso, junto al ronroneo de la calefacción, las paredes que crujían y el largo y oscuro pasillo que acababa en un espejo me acojonaba un poco. Sobre todo cuando tenía que salir de la habitación e ir al baño. Lo hacía, nunca mejor dicho, cagando hostias.
A mis 24 años mi cerebro me sigue diciendo que si me quedo en la cama y me tapo bajo la sábana estaré protegida. Todos sabemos que la sábana es a prueba de todo, por eso los griegos se vestían con togas, que eran sábanas (?)

Me gustaría mencionar una de sus “reconstrucciones”.

Los ojos de esa mujer. Tan abiertos, tan negros, tan penetrantes. Lo he vuelto a ver antes de ponerlo y he pausado en el momento clave y he tenido que apartar la mirada. Sentía que me estaba mirando el alma y que sabía mis más sucios secretos. Me ha dado un escalofrío.

4. Este capítulo de House

Capítulo 17 de la Séptima temporada.

Sinopsis con spoiler: Un hombre sin hogar y ex drogadicto se encuentra en un parque con signos de deterioro olfativo y horribles cicatrices y marcas de quemaduras en su pecho. Con una identidad incierta y un grave empeoramiento de su misteriosa enfermedad, el equipo busca los archivos personales del paciente y los antecedentes familiares con el fin de entender su desprendimiento. Al final el equipo descubre un secreto inquietante sobre el hombre cuya vida se salvó. Es un asesino en serie muy buscado que se come a sus víctimas. La enfermedad que presenta le hace, curiosamente, intolerante a la clorofila.
Diagnóstico: Enfermedad de Refsum.

Creo que es uno de los mejores capítulos. Tras sacarle huesos que tenía incrustados en el colon, su irónica enfermedad y el giro argumental del capítulo en la última frase me producen escalofríos.

La verdad es que el canibalismo me aterra como comportamiento humano. Tengo un relato en el que hablo sobre la posibilidad de que mi novio sea un caníbal. También me resulta increíble que no esté penado por la ley específicamente. Si no lo sabíais, pues ya os vais con algo aprendido a la cama.
Por ley, no es lo mismo matar a alguien de una puñalada que de 100. Se te aplica una pena por ensañamiento.
Si matas a alguien y te lo comes solo te pueden penar por matarlo. No tienes más pena por el acto de comértelo. Bueno, te penan por “delitos contra el respeto de los difuntos”. En esos delitos entran cosas como profanar tumbas, etc. No se hace referencia expresamente.

También aprendí sobre un asesino canibal cuando estuve invstigando asesinos en serie célebres. Este no es en serie porque mató solo a una chica, pero el hecho de que escribiese un libro y leer sobre ello y me revolvió las tripas y se me quedó en la mente de forma traumática.

En Europa, probablemente, el crimen antropófago más célebre fue el del japonés Issei Sagawa que, en 1981, mató en París a Renée Hartevelt, una estudiante holandesa con la que estudiaba en la Sorbona, para comérsela; fue considerado demente, se le encerró en un hospital psiquiátrico pero, por error, se le diagnosticó una enfermedad mental y fue extraditado a su país donde quedó libre.

5. Las arañas

Esto es una fobia seria y no pienso poner una foto. Gracias a los graciosos de mis hermanos, que de dedicaban a cogerlas y a lanzármelas les cogí miedo. Me dan miedo todas, pequeñas, patilargas, negras, peludas, con colores llamativos…

¡NO PUEDO CON ELLAS!

Próximamente, cuando mi colección de relatos esté a punto de salir haré otra lista un poco más “psicológica” y menos humorística. Hasta entonces…

#Bye

#LuluStyle